En Mendoza las fuerzas de la naturaleza y el hombre se encuentran en la intimidad que brinda la protección de la Cordillera de Los Andes; con el susurro de nuestros antepasados que recorre  las acequias junto al agua e inundan la capital con vida. Visitarla nos regala la posibilidad de entender su pasado, vivir un gran presente y construir parte de su futuro.

¡Conocer Mendoza puede ser una historia sin fin!

Durante los últimos años hemos tenido la oportunidad de conocer nuestra provincia en profundidad, trabajar relacionadas a la industria del turismo nos ha llevado a explorar distintos paisajes de la región cuyana y poder entender nuestros orígenes y como queremos comunicarlo a las personas que nos visitan; Mendoza es una de las Capitales Mundiales del Vino más importantes de Argentina. Pero no todo es VINO, si, lo dije.

“SERÁS LIBRE O NO SERÁS NADA”

Las cumbres más altas, los ríos con agua de deshielo, las pistas de sky y snowboard, los senderos más altos del mundo, y aquellos para aficionados que buscan una caminata relajada, los campos de olivos, viñedos y las bodegas con arquitecturas premiadas por los ojos del mundo, los trabajadores de los viñedos corriendo entre las hileras, los niños jugando a la pelota usando las acequias como arcos, los perros descansando bajo los árboles de las Plazas de la Capital; los deportistas corriendo por el Parque General San Martín, el cóndor en el Monumento al Ejercito de los Andes que acompaña la “Libertad” para llevar nuestros sueños a lo más alto del cielo celeste y con un sol que penetra las pieles; la frase de aquel prócer “SERÁS LIBRE O NO SERÁS NADA”; el Dique Potrerillo con sus visitantes tomando mate en la orilla y los arriesgados surcando sus aguas en kayaks o haciendo rafting por el río Mendoza.

El relato de Martín que hace doma natural con maravillosos ejemplares que son el segundo compañero más fiel del humano, el caballo, enseñándonos a respetar la naturaleza que nos rodea; las voces de los antiguos habitantes del Valle de Uco susurrando en Huayquearías e invitándonos a conectar nuestro espíritu con el universo y la naturaleza, clases de yoga con las más imponentes vistas del Cordón del Palta, risas y otra ronda de vinos, pesca deportiva en las aguas más heladas del Tunuyán; y aguas termales que nos invitan a relajar el cuerpo.


No comments so far.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Website Field Is Optional.

COMMENTCOMMENT
Your NameYour Name
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE